Gourmet es un vocablo francés traducido por la Real Academia Española (RAE) como gastrónomo, que hace referencia a una persona entendida en gastronomía o con afición por las comidas exquisitas; alguien con gusto delicado y exquisito paladar, supuesto conocedor de numerosos platos de cocina significativamente refinados, que tiene la capacidad de degustar, seleccionar y evaluar el nivel de sabor, fineza y calidad de ciertos alimentos y vinos.

32250501_sEl término gourmet se utiliza como adjetivo para calificar a aquellas preparaciones culinarias de elaboración y presentación refinada.

Lo gourmet, por lo tanto, está asociado a lo más excelso de la gastronomía. La calidad de los ingredientes y la forma de preparación es lo que determina que un plato sea considerado gourmet o no lo sea.

Pero es necesario aclarar que los productos gourmet no son necesariamente los más caros y exclusivos, sino aquellos que provienen de una respetable recolección o elaboración, independientemente de su precio.

Si nos referimos a los diferentes tipos de aceite en general y, concretamente, a los aceites de oliva, el aceite de oliva virgen extra —AOVE— (y más específicamente el que es de alta calidad) es el aceite gourmet por excelencia; es el zumo natural extraído de aceitunas en perfecto estado de maduración y obtenido únicamente por procedimientos mecánicos. En su proceso de elaboración no se lleva a cabo en ningún momento ninguna alteración química del producto.

El aceite de oliva virgen extra al que me refiero posee intensos atributos sensoriales que recuerdan al fruto del olivo y a otras frutas, especias y fragancias de la naturaleza, y por supuesto, no tiene ningún sabor u olor reprochable. Son los aceites que cuidadosamente elijo todos los meses para las selecciones Oleumbox. Tienen por sí mismos tanta personalidad, que son capaces de transmitir sus atributos organolépticos y dotar, así mismo, de personalidad a un simple plato de cocina. Tienen, por ejemplo, la virtud de convertir una simple patata recién cocida en un plato exquisito con el simple hecho de acompañarla y adornar el plato con su presencia.

En el panorama gastronómico actual, el consumidor es cada vez más exigente y demanda productos de mayor calidad y cualidad dietética. En este contexto, el aceite de oliva virgen extra se erige como el acompañamiento ideal para ensaladas, tostadas, vegetales y hortalizas, quesos frescos, carpaccios, pescados, carnes y conservas…, además de ser la grasa con la que mejor se fríen los alimentos.

Cada vez más, es considerado por grandes cocineros (aunque lamentablemente por muy pocos todavía…) y por los paladares mas exquisitos como el aceite gastronómico por excelencia. Destaca por sus frutados suaves o intensos, amargos, picantes, dulces, y otra amplia gama de aromas y sabores —manzana, plátano, melocotón, cítricos y frutas exóticas, hierba recién cortada y hojas verdes, tomate y otras hortalizas, almendra…—.

Los productores han mejorado sensiblemente la calidad de sus aceites y, además de mejorar el propio valor intrínseco del producto, cada vez cuidan con mayor esmero el diseño de sus envases, que adornan con elegantes etiquetas que definen las características del oro líquido.

Hoy día podríamos decir que el aceite ha superado con creces a los vinos en lo que a presentación, originalidad y diversidad de formatos en la presentación del producto se refiere.

El auge de esta tendencia, se traslada como decía antes, a pocos restaurantes, los cuales presentan una extensa oferta de aceites en botellas de cristal oscuro de diseño vanguardista, en lugar de las tradicionales vinagreras.

Actualmente, entender de aceites, es decir, diferenciar su zona de procedencia y la variedad de aceituna, y apreciar sus diferentes matices, se está convirtiendo en una nota de distinción y en una obligación para todo buen gourmet.

Animo a todo el mundo a descubrirlos en una de mis catas, que puedes reservar en esta misma web…

Translate »