Una de las ensaladas típicas del invierno es la ensalada de escarola, que en numerosas ocasiones acompañamos del fruto de la granada.
Aunque hoy día se puede encontrar en el mercado durante todo el año, la temporada propia de la escarola es la época de invierno, que es cuando ofrece su esplendor y mayor calidad.Siempre conviene elegir las escarolas de hojas frescas, firmes, tiernas y de buen color verde, sobre todo las externas, y rechazar las de colores parduscos o amarillentos. Es aconsejable conservarlas sin lavar ya que, una vez lavadas, es recomendable consumirlas en uno o dos días.La escarola contiene intibina, que es un compuesto responsable de su sabor amargo; este compuesto también se relaciona con los beneficios digestivos que esta verdura aporta al organismo.La escarola es especialmente rica en minerales y vitaminas: los minerales interesantes que podemos destacar son el calcio, fósforo, hierro, potasio y sodio, y entre las vitaminas destacan la A, C y vitaminas del grupo B (como la vitamina B1 y B2, riboflavina, tianina y niacina).
Teniendo en cuenta su composición nutricional, no cabe duda que nos encontramos ante un alimento sumamente saludable, y especialmente adecuado dentro de una dieta sana y equilibrada.
escarola
Para acompañar a la escarola, una fruta: la granada, que en esta época también tiene sus granos en perfecta maduración.
La granada también es un alimento muy saludable, con muchas propiedades beneficiosas para la salud; hay estudios que demuestran cómo el extracto de la granada puede ofrecer a los pacientes con inflamaciones crónicas una solución saludable, sin químicos y un placentero alivio (nos recuerda a las propiedades antiinflamatorias que recientemente han sido descubiertas en el aceite de oliva virgen extra, de las que ya hablaremos en profundidad en este blog..).
Cuando vayas a comprar granadas en el mercado, hay que elegir ejemplares de buen tamaño y elevado peso, de color vivo y matices marrones. Se deben rechazar las frutas arrugadas y con la piel blanda o decolorada.
granada

Para disfrutar de esta ensalada únicamente hay que distribuir la escarola en una fuente, y mezclar junto con las pepitas de la granada; en ocasiones yo le pongo unos taquitos de aguacate en buen estado de maduración.
La aliñamos bien con aceite de oliva virgen extra y sal, y finalmente podemos decorar con unas gotas de vinagre balsámico o crema de balsámico.
El aceite que le va requebién es el aceite de oliva virgen extra elaborado con aceitunas de la variedad arbequina.

Por ejemplo, si eres socio gourmet de Oleumbox, hemos enviado en la selección de diciembre el aceite Escornalbou, procedente de la comarca del Bajo Campo de Tarragona, bajo la Denominación de Origen de Siurana. Este aceite con aromas de manzana, fresa y plátano así como tomate y alcachofa, y con un sabor en boca donde destaca su dulzor y perfil almendrado, es ideal para contrarrestar el sabor amargo de la escarola y marida a la perfección con el sabor dulce de la granada.

Te recordamos que Escornalbou se ha embotellado sin filtrar y por lo tanto, recomendamos consumirlo lo antes posible para disfrutar de la mejor forma de sus cualidades organolépticas evitando cualquier alteración en su sabor y olor por la decantación de restos de materia orgánica.

Esperamos que disfrutes de esta agradable combinación de sabores y empieces saludablemente el año 2016.

Translate »