Para disfrutar del AOVE apreciando todas sus propiedades sensoriales y aprovechar todas sus propiedades saludables, debemos tener en cuenta una serie de sencillos principios para asegurar su correcta utilización y perfecta conservación.

Todo aceite de oliva virgen extra sufre, con el paso del tiempo, un proceso de oxidación irreversible que, inevitablemente, conlleva que poco a poco pierda calidad y propiedades.

Medidas de conservación

Siguiendo estas pautas conseguiremos conservar el máximo tiempo posible el frescor e integridad del aceite y, por lo tanto, sus cualidades organolépticas y propiedades naturales, y disfrutaremos de todos los beneficios que nos ofrece para nuestra salud, además de disfrutar plenamente de su incomparable sabor.

  • Hay que recordar que el aceite pierde calidad con el paso del tiempo: a partir de aproximadamente 6 meses desde la fecha de envasado puede comenzar a acusar síntomas de oxidación, es decir, puede empezar a enranciarse. Con el paso del tiempo todos los aceites se degradan y pierden parte de sus valores nutricionales.
  • El aceite no debe almacenarse durante largo tiempo y lo ideal es hacerlo en recipientes herméticos y de un tamaño que se corresponda con la cantidad almacenada.
  • Debemos mantenerlo alejado de las altas temperaturas, del aire, de la humedad y, sobre todo, de la luz. Por lo tanto debemos evitar que las botellas sufran una exposición prolongada a la luz, el calor y el aire, guardándolas en un lugar oscuro y fresco. A medida que los productores han sido conscientes de que tienen un producto exclusivo que hay que cuidar y tratar de vender como un producto de alta calidad, se ha dado una creciente proliferación en el mercado de botellas de cristal oscuro que ayudan a proteger el aceite del efecto nocivo de la luz.
  • Hay que conservarlo en un lugar fresco, a una temperatura no mayor de 20 grados preferentemente. En fechas veraniegas de altas temperaturas es incluso preferible guardar la botella en la nevera si no la vamos a usar durante un largo periodo de tiempo, antes que exponerla a altas temperaturas. Ahora bien, no olvides que una vez la saques de la nevera, los ácidos grasos que contiene el aceite se habrán solidificado y tendrán aspecto de grumos o pequeñas perlas que desaparecerán cuando el aceite se encuentre a temperatura ambiental.
  • También debemos mantenerlo lejos de lugares que tengan un olor intenso, ya que absorbe con mucha facilidad olores extraños.

Qué impacto tiene la conservación en el sabor o calidad del aceite

aceiteabiertoCuando el aceite de oliva virgen extra va deteriorándose por el paso del tiempo o por una mala conservación, el defecto que aparece es el de rancio. Obviamente, todos los aceites de oliva virgen extra se ponen rancios en algún momento, pero si dejas la botella abierta durante mucho tiempo al día, lo que ocurrirá es que se pondrá rancio más rápido.

El defecto rancio se manifiesta en una pérdida de frescura en el aroma del aceite, apareciendo también un sabor a nuez o fruto seco rancio, a tiza, masilla o similar. El aroma que se detecta es similar al olor y sabor de una patata frita que ha estado expuesta al aire o lleva mucho tiempo dentro de una bolsa de plástico.

Siempre que tengas una botella ya abierta, intenta que esté el tapón puesto para no entre la menor cantidad de oxígeno en la misma.
Es una práctica habitual en muchos restaurantes dejar las botellas sin el tapón puesto, lo que conlleva una pérdida de calidad del aceite de oliva virgen extra que hay dentro de las botellas, que inevitablemente se convierte en solo aceite de oliva virgen (no extra).

Translate »